Sistema de Gestión Ambiental de la UMA
Huerto Docente
Rétame
Actividades
Apicultura 2020
Islas Verdes
Club Aula Verde

El sistema productivo actual, basado en la producción, el consumo, y la explotación ilimitada de los recursos naturales como base de una buena economía es insostenible.

Los recursos del planeta como el suelo, el agua, el aire, la madera, entre otros; se ven sometidos a una fuerte presión a medida que la población mundial aumenta y que los modos actuales de desarrollo económico agotan cada vez más estos recursos. Un planeta limitado no puede suministrar ilimitadamente los recursos que el modelo tradicional exige. La conservación de la biodiversidad en nuestro planeta pasa por mantener unos sistemas naturales, saludables y equilibrados pues la propia Naturaleza suministra a la sociedad todos los recursos necesarios para su existencia: agua, aire, materias primas, alimentos, etc.

Hoy en día podemos consumir durante todo el año una gran variedad de frutas, verduras y hortalizas, aunque no se correspondan con su temporada; esto se debe a su importación y al desarrollo del método de conservación. Pero entonces, ¿por qué deberíamos comer productos correspondientes a cada estación del año, locales y ecológicos? Con el consumo de alimentos de temporada nos aseguramos de llevar una dieta sana, nutritiva y equilibrada. Aparte de ser beneficioso para la salud, también tiene ventajas económicas, sociales y ambientales:

  • - Conservan todos sus nutrientes al estar en el punto de maduración idóneo. Las verduras mantienen sus vitaminas y minerales en estado óptimo y las frutas, la cantidad de azúcar apropiado.
  • - El sabor es mucho más intenso; las verduras, las frutas y las hortalizas se recogen cuando se debe. Su color, olor, textura y aroma tampoco no están alterados.
  • - Se garantiza un apoyo a los mercados locales y ecológicos de un entorno cercano.
  • - El precio es más económico que cuando están fuera de temporada.
  • - Se ayuda a los pequeños productores a que mantengan más variedades de frutas y hortalizas, lo que conlleva a conservar la agroecología, luchando de esta forma contra los monocultivos expansivos.
  • - Si, además, estos alimentos se han cultivado sin aditivos ni pesticidas, el medio ambiente se ve favorecido.
  • Cuidar el medio ambiente es responsabilidad de todos y todas. Empresa, consumidores y administraciones son protagonistas en la tarea de avanzar hacia un desarrollo sostenible que asegure el bienestar de la población y de la economía sin perjuicio del medio ambiente.
  •  
  • En este sentido, el Objetivo 12 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible “Producción y consumo responsables” se basa en garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles, como base de un desarrollo sostenible. Está dirigido a todos los sectores, tanto público como privado. Se implementa a través de varias metas, alguna de las cuales trabajamos desde la Universidad de Málaga:
  • - Potenciar el cambio hacia el consumo y la producción sostenibles en el sistema alimentario (meta 12.3)
  • - Importancia del papel que desempeña el sector público mediante las adquisiciones públicas sostenibles (meta 12.7)
  • - Información al consumidor y educación para el desarrollo sostenible y los estilos de vida (meta 12.8)
  •  
  • Además, a través del Vicerrectorado de Smart-Campus, la Universidad de Málaga desarrolla acciones de sensibilización y formación sobre consumo responsable y potenciación de entidades locales de desarrollo rural y productores locales que favorezcan este modelo de consumo, realizando anualmente las jornadas “Del Campo al Campus” o “Del Campus al Campo”. Así como la investigación a este respecto, a través del proyecto del I Plan Propio de Smart-Campus “Hortsost” con un equipo de trabajo multidisciplinar coordinado por el profesor Miguel Ángel Quesada Felice.
  •  
  • Destacamos la colaboración con el Grupo de Desarrollo Rural Valle del Guadalhorce, entidad sin ánimo de lucro, que dinamiza y potencia el desarrollo sostenible en la comarca malagueña, una de las acciones que ha llevado a cabo es la creación del parque agrario Valle del Guadalhorce compuesto por siete pueblos con una superficie de 772,8 km² y una población aproximadamente de 99.000 habitantes, repartidos en los municipios de Alhaurín el Grande, Cártama, Coín, Álora, Pizarra, Almogía y Valle de Abdalajís. Cabe recordar que este valle se caracteriza por su fertilidad y el cultivo de hortalizas, frutales y cítricos, siendo también conocido como la huerta de Málaga, es por ello que existe una gran cantidad de productores y asociaciones como Guadalhorce Ecológico, donde destaca “El Ecomercado” caracterizado por vender productos de cercanía de productores ecológicos de mercados locales.  
  •  
  • Puedes encontrar más noticias sobre las acciones desarrolladas por el parque agrario en este enlace
  • Además, en el siguiente enlace encontraréis infografías de los productos de temporada como de productores locales.
  • A continuación, os dejamos las infografías de las frutas, verduras y hortalizas que se deben consumir durante el año:
  •  
  •     
  •  
  •  
0
0
0
s2sdefault