Logo UMA

Huerto Docente

Semana Verde

Actividades anuales

Material Reutilizable

Proyecto Islas Verdes

huerto1

                                                                                    Huerto Docente de Ciencias. Foto: A.M.

 

Desde hace varios años se viene desarrollando en distintas ciudades del mundo la idea de utilizar espacios urbanos como espacios de cultivo. Londres, Turín, París…Desde 2012, Málaga es una de ellas. Este tipo de espacios constituyen además un laboratorio donde confluyen ciencia, pedagogía y sociedad.

 

Huertos docentes: cosechando el futuro

En la Universidad de Málaga, la investigación y la innovación van de la mano en este tipo de proyectos. En el año 2014 se creó desde el Vicerrectorado de Campus y Sostenibilidad de la Universidad de Málaga el Huerto Docente de Ciencias como una iniciativa para potenciar la sostenibilidad dentro del Plan Estratégico de la Universidad de Málaga.

 

En el Programa Ambiental de la UMA, aprobado por el Comité Técnico del Sistema de Gestión Ambiental (CTSGA) se concreta esta visión en su "Plan de Objetivos y Metas Ambientales del Sistema de Gestión Ambiental de la UMA" (Objetivo 2. Acción 3).  Asímismo, el proyecto forma parte de la iniciativa de la CRUE para implementar y valorizar los diversos programas ambientales dentro de las universidades españolas.

Situado en la Facultad de Ciencias, el Huerto Docente de Ciencias es una iniciativa llevada a cabo por los Profesores Dres. Miguel Ángel Quesada y Antonio J. Matas e iniciada en el contexto de la asignatura “Tecnologías de fitorremediación y propagación vegetal”. Ellos propusieron la iniciativa para que los alumnos pudieran experimentar con nuevas técnicas y formarse en competencias transversales relacionadas con estrategias de gestión sostenible. Para ello, pidieron el uso de una zona ajardinada sin utilizar situada entre la Facultad y la Biblioteca de Ciencias conocida antiguamente como el ‘jardín-huerto de Fermín’.

Sin embargo, la iniciativa está abierta a estudiantes, tanto del Grado en  Biología como el de Ciencias Ambientales, que han mostrado su interés en participar de forma altruista en el desarrollo transversal del proyecto. El curso pasado han participado un total de 48 alumnos en el proyecto: 28 alumnos, que en este espacio han realizado parte de las prácticas de varias asignaturas, y otros 20 que han participado de forma totalmente voluntaria realizando diversas tareas.

Hablamos con Javier Pérez, alumno de la Universidad de Málaga. Javier participó en esta iniciativa desde sus inicios como voluntario.

“Este proyecto [El del Huerto Docente de Ciencias] lo definiría como un laboratorio de las ciencias ambientales, ya que en él confluyen los tres aspectos básicos en los que el crecimiento sostenible se soporta: medio ambiente, personas y producción. Es cierto que he podido conocer otros proyectos que a su vez también se tratan de huertos educativos, pero la peculiaridad de este es que tiene el distintivo de ser "un laboratorio permanente" del que se extraen datos, se realizan prácticas y se contrasta con la teoría que se enseña en clase”.

El método de trabajo en el huerto es el método Kanban: El reparto de tareas se realiza de modo horizontal: cada participante escoge a partir de un tablón las tareas a realizar. Aquí lo explican los propios creadores del huerto.

huerto2

                                             Huerto Docente de Ciencias. Foto: A.M

Javier prosigue explicándonos su participación en esta actividad: “Mi participación ha consistido tanto en encargarme de tareas de preparación de los bancales, tareas de siembra, extracción de semillas, elaboración del compost, limpieza del huerto, inventariado de herramientas, y recolección de frutos”.

En cuanto al tipo de cultivo de este huerto, además de conservarse los árboles ya existentes (dos higueras, y árboles de níspero, peral y membrillero)  la producción se iría alternando y las especies de cultivo variarían según las condiciones de cada momento pero fomentando en lo posible el uso de variedades locales.

 Por otro lado, el sistema de riego se realiza mediante dos técnicas: la del exudado por tuberías porosas enterradas y la técnica del riego por goteo para introducir un componente de investigación comparando el aprovechamiento del recurso agua con ambos sistemas.

Sus creadores han estado documentando paso a paso la creación y desarrollo de este proyecto, que puede consultarse en este enlace.

Las conclusiones de Javier sobre el proyecto son bastante positivas: “A título personal, he salido muy contento de esta iniciativa y planteo continuarla tan pronto se ponga de nuevo en actividad".

Desde el Vicerrectorado de Campus y Sostenibilidad la coordinadora del Sistema de Gestión Ambiental de la Universidad de Málaga, Ana Álvarez, elogia la "encomiable" labor que han realizado tanto Miguel Ángel Quesada como Antonio J. Matas puesto que “los huertos no hubieran sido posibles sin su iniciativa y dedicación al proyecto desde sus inicios”.

Huertos urbanos en Málaga

Desde 2012 el Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga se encarga de impulsar los proyectos de huertos urbanos en los distintos distritos de la ciudad malacitana.  La idea surge principalmente de la necesidad por “aprovechar los espacios negativos de la ciudad y darles un uso distinto”, nos asegura Nieves Fernández, Técnico del área de Urbanismo en el Ayto. de Málaga. “El punto de vista de arranque es más el del uso del suelo que el de la agricultura. Nosotros [el área de Urbanismo del Ayuntamiento] no somos un organismo que nos dediquemos a la agricultura buscando sitios donde plantar si no que gestionamos el suelo de la ciudad, entonces [el proyecto de huerto urbano] era una actividad como otras muchas que se propusieron”.

Si bien la media de tiempo de amortización económica de un huerto urbano en Málaga es de unos 6 años según un estudio inicial presentado en el foro Greencities de 2012 los beneficios sociales se perciben de una forma relativamente inmediata.  Además de ser un espacio de cultivo y recuperación del terreno, los diversos huertos urbanos sirven como espacio social intergeneracional, donde además de intercambiar conocimientos y semillas se produce una gran concienciación sobre la importancia de la alimentación sana a la población. Algo que corrobora Nieves: “A la vista del resultado y de lo que he ido hablando con la gente a posteriori creo que lo más importante es la relación entre los vecinos en un espacio al aire libre”.

Al ser el huerto un espacio gestionado por el propio vecindario, cada plantación se adecúa a las necesidades y elecciones de los miembros. Fernández apunta que “El cultivo va totalmente independiente. Tampoco hay una ordenanza que lo obligue. Los huertos llevan un principio de agricultura trófica porque ellos [los vecinos] quieren, es la forma que necesitan por temas de alimentación y es en lo que la gente está involucrada. Lo lógico es que se tienda a los productos que se dan a cada época del año”.

Por otro lado, este tipo de espacios han servido como puente entre la cultura occidental y oriental. Como anécdota, la Técnico nos cuenta que “Hay caso muy curioso que en el huerto de La Palmilla hay una familia pakistaní que planta cilantro, que lo consumen mucho  y que también cultivan plantas propias. Ellos incluso intercambiaban semillas con los vecinos”.

Entre los distintos beneficios de la creación de cultivos urbanos no sólo se encuentran las sinergias resultantes entre ciencia, investigación y educación. Este tipo de espacios constituyen además una herramienta social bastante potente que permite reforzar los lazos entre la comunidad ciudadana, y la comunidad universitaria. Es un tipo de pensamiento que cada vez se abre un mayor paso en la sociedad en aras de plantear un futuro, una vida más sostenible. Es también, una forma de adaptarse a nuevas formas de alimentación, una alternativa que dadas las circunstancias actuales, cada vez más gente abraza.  

En el caso del Huerto Docente de Ciencias la sinergia reside entre la ciencia y la investigación. Antonio J. Matas, uno de los impulsores del proyecto de Huerto de Ciencias declara que “El espacio permite a los participantes (principalmente alumnos)
desarrollar habilidades y competencias transversales que no siempre se tratan en las asignaturas oficiales. Por ejemplo se potencia el trabajo en equipo, la resolución de conflictos, la iniciativa propia... También se han mantenido contactos con compañeros de ingeniería para probar sistemas de sensores y actuadores que mejoren la eficiencia del riego, y se han cultivado variedades locales provenientes de productores cercanos”.

En el caso del Huerto Urbano del Ayuntamiento de Málaga, la propuesta nace en un año en el que varios movimientos sociales surgidos del 15M se asientan en nuestro país:

“En un principio no había nada establecido ni oficial, sino que el momento en que surgió la idea de los huertos confluyó a la vez que el 15M. Hubo una serie de colectivos que iban reclamando y buscando sitios donde plantar un huerto acompañado también de actividades sociales. Todos los huertos llevan un espacio de relación, como por ejemplo sitios con sombra y mesas donde la gente pueda hacer comidas o meriendas. Entonces a estos grupos sociales, siendo el primero el movimiento Caminito, se les dio un espacio solar bastante amplio para desarrollar el tema social”.

Huertos y educación ambiental: Jaulas Abiertas

Otra iniciativa relacionada con sociedad el tema es el de Jaulas Abiertas, un espacio al aire libre nacido en el mismo año en colaboración con el Vicerrectorado de Campus y Sostenibilidad de la Universidad de Málaga - quien cedió y habilitó un espacio detrás de la Facultad de Ciencias de la Educación - como un proyecto que pretende aunar sostenibilidad con nuevos conceptos de pedagogía y pensamiento a la vez que se crea un espacio participativo. En el siguiente enlace puede verse un video explicativo.

El proyecto se basa en el concepto de “permacultura”, que consiste en una serie de principios de diseño agrícola y social que se centran en imitar a los ecosistemas naturales.  Uno de sus creadores, Adrián Salmerón, declara que el proyecto pretende “seguir desarrollando propuesta en embellecer el espacio, crear un contexto donde desarrollar una experiencia de innovación educativa. Que no sea basar una asignatura en contenidos sino en experiencias de vida que puedan ser vividas por los alumnos desde un principio en la implicación de proyectos interdisciplinares donde el conocimiento emane de la vida ”.

Aunque la iniciativa se centra más en la parte pedagógica que en la científica, desde Jaulas Abiertas no descartan la sinergia y cooperación entre distintas disciplinas, como por ejemplo, entre el teatro y la ciencia.

Para más información sobre el proyecto, puede consultar su página web: http://www.jaulasabiertasavolar.com/

El futuro de los huertos urbanos en Málaga

Preguntamos a sus impulsores acerca del futuro de las iniciativas de huertos urbanos en Málaga.

Con respecto al Ayuntamiento de Málaga, Nieves Fernández nos responde que “no hay un organismo que está capitaneando esto. Yo hice el proyecto en su día. Sé que las peticiones se dirigen a los distritos y han conseguido que se hagan instalaciones. Pero no existe una “cabeza” que dirija a medio-largo plazo sino que se atienden las peticiones puntuales desde los distritos. Eso es lo que tenemos de momento“.

En cuanto a las iniciativas impulsadas desde la universidad de Málaga, el futuro parece claro: han venido para quedarse.  Desde el Vicerrectorado de Campus y Sostenibilidad, Ana Álvarez asegura que los proyectos de huertos urbanos en la universidad de Málaga siguen en el programa ambiental del curso 2016-2017. La diferencia es que en este curso, este tipo de proyectos ampliarán su punto de vista del investigador/docente al socio-económico”.  

En el caso del Huerto Docente de Ciencias, Matas asegura que en cuanto a planes a corto o medio plazo “lo más urgente es consolidar el sistema de riego y encadenar varios cultivos de temporada para asegurar una calidad óptima del suelo. Debemos crear un seto perimetral de especies que atraigan polinizadores y repelan plagas, y acelerar el compostaje de la materia orgánica para cerrar los ciclos. También debemos mejorar la visibilidad de este proyecto en la Facultad y el Campus para que más participantes se unan a  proyecto y aporten sus inquietudes e ideas”.

A mediados del pasado mes de octubre, se completó la retirada de la valla perimetral, y además, hubo bastantes progresos en los trabajos de instalación del sistema de riego. Estos trabajos permitirán el correcto acondicionamiento de las parcelas para así comenzar con el nuevo cultivo.

En cuanto a Jaulas Abiertas, Salmerón asegura que de cara a este curso “el equipo está a la espera de gestionar la organización, de forma que el proyecto siga siendo sostenible y viable para las personas que lo desarrollan”.

En nuestra página web, así como en nuestras redes sociales, puede consultar todas las novedades e información relacionadas con los proyectos de huertos universitarios.

Boletín de Noticias

Enero 2018
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Eventos próximos

Club Aula Verde

Puntos Limpios

Uso del Iglú Verde

Ubicación Contenedores

Residuos Peligrosos

Uso Contenedor AMARILLO

Universidad de Málaga
ISO Veritas

Redes Sociales

¡Atención!

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Saber más

Acepto

Una cookie (o galleta informática) es una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del usuario.

Sus principales funciones son:

  • Llevar el control de usuarios: cuando un usuario introduce su nombre de usuario y contraseña, se almacena una cookie para que no tenga que estar introduciéndolas para cada página del servidor. Sin embargo, una cookie no identifica solo a una persona, sino a una combinación de computador-navegador-usuario.
  • Conseguir información sobre los hábitos de navegación del usuario, e intentos de spyware (programas espía), por parte de agencias de publicidad y otros. Esto puede causar problemas de privacidad y es una de las razones por la que las cookies tienen sus detractores.

Las cookies pueden ser borradas, aceptadas o bloqueadas según desee, para esto sólo debe configurar convenientemente el navegador web.

 

Las cookies son utilizadas habitualmente por los servidores web para diferenciar usuarios y para actuar de diferente forma dependiendo de éstos.

Un uso de las cookies es identificarse en un sitio web. Los usuarios normalmente se identifican introduciendo sus credenciales en una página de validación; las cookies permiten al servidor saber que el usuario ya está validado, y por lo tanto se le puede permitir acceder a servicios o realizar operaciones que están restringidas a usuarios no identificados.

Otros sitios web utilizan las cookies para personalizar su aspecto según las preferencias del usuario. Los sitios que requieren identificación a menudo ofrecen esta característica, aunque también está presente en otros que no la requieren. La personalización incluye tanto presentación como funcionalidad.

Las Cookies se utilizan también para realizar seguimientos de usuarios a lo largo de un sitio web. El seguimiento en un mismo sitio normalmente se hace con la intención de mantener estadísticas de uso, mientras que el seguimiento entre sitios normalmente se orienta a la creación de perfiles de usuarios anónimos por parte de las compañías de publicidad, que luego se usarán para orientar campañas publicitarias (decidir qué tipo de publicidad utilizar) basadas en perfiles de usuarios.

 

 

Fuente: http://politicadecookies.com/ 

Scroll to top